Llevamos juntos.

lunes, noviembre 13, 2006

Inquietud.

El título del post tiene su porqué. Si, estoy inquieto. Inquieto porque mi vida comienza a cambiar y lo está haciendo a un ritmo frenético, sin darme apenas tiempo a darme cuenta. Inquieto porque hay un futuro delante, maravilloso, precioso, lo que siempre soñé, pero que implica cambios profundos en mi vida. Inquieto porque mi niña se siente triste, y no puedo hacer nada para remediarlo, excepto seguir siendo yo mismo. Inquieto porque estoy en un nuevo puesto de trabajo y de momento tengo un poco de miedo.

Son muchas las razones que me hacen estar un poco preocupado, pero analizándolas una a una, no puedo decir más que todas ellas me están llevando a buen puerto. Mi nueva vida será maravillosa, a su lado.

Pero no todo es rosas en mi camino. Las dificultades aparecen, aunque no debo dejar que me venzan. Para empezar, mi situación económica no está estable aún y a pesar de que todo parecía indicar que en diciembre volvería a su antiguo estado, no va a ser así. Mi compañera de piso no está segura de si continuará en el piso a partir de febrero, lo que complica aún más mi situación. Debería ser positivo, ya que eso será un empujon que me lanze a buscar un nuevo hogar para Ake y para mi, pero por desgracia ahora mismo solo me provoca pavor. Ayer busqué en internet, no para alquilar ya, solo para ver los precios, y la verdad es que creo que puedo permitírmelo, aunque siginifique no tener para gastar en otras cosas. Pero lo que no puedo permitirme es pagar una fianza, o un aval bancario. En realidad la fianza si podría, con la paga extra, y para el aval estoy seguro de que podría contar con mi familia, especialmente porque luego lo recuperan, tras un año. Pero eso significa no contar con dinero ahorrado, y eso nunca es bueno, no?

Porqué os cuento esto? en realidad es para aliviarme yo un poco, espero que no os moleste. Y por otra parte, también para darme cuenta de que no todo es tan malo, de que más allá de los miedos que pueda tener, sé que todo saldrá bien, aunque tendré más de un quebradero de cabeza. Lo bueno es que podré contar con mi linda niña preciosa para la mudanza. De hecho, creo que será maravilloso hacerlo con ella. Llegar ambos a nuestro nuevo hogar, de comenzar nuestra vida juntos en un nuevo lugar. Si al final resulta que todo es positivo.

En cuanto a la situación actual, ya me imagino que notasteís que mi amada esposa no se encuentra muy bien. Los dos nos extrañamos muchísimo, los dos nos sentimos tristes, ansiosos de que pase el tiempo. Las lágrimas recorrieron mi cara también todos estos días mi rostro. Pero ayer no lloré, no quería hacerlo, porque ella me necesitaba entero. La llené de mensajes, la llamé infinitud de veces, estuve entero, excepto quizás un poco la noche por lo del piso, perdóname por eso mi amor, sé que ayer me necesitabas entero todo el día, aunque sé que me comprendes. Lo que quiero decir, porque siempre me enrollo más que una persiana, es que quizás estos tres meses son necesarios. Ahora quizás no te des cuenta, pero cuando estés aqui comprenderás que los necesitabas. Son muchas las cosas que te quedan por hacer, mi amor. Tienes que disfrutar a tu familia este tiempo, porque después no los verás tan a menudo (aunque hablarás con ellos todos los días si quieres), espero no ponerte triste. Tendrás que aprovechar el tiempo también con tus amigos, decir adios a algunos y hasta luego a otros, según lo merezcan. Terminar todo aquello que hayas empezado y desees dejar acabado. Prepararte para tu nueva vida, mentalizarte de los cambios que va a haber. Preparar el viaje, con ilusión, con energías.

Quizás preparar con tu madre esa boda que tendremos en diciembre. Yo ya se, porque me lo dijiste, que ella ya empieza a preparar, o por lo menos, quiere hacerlo. Bueno, en este caso se tu la voz de la razón y tranquilízala un poco. Tendrás que allanarte el camino, así como yo tendré que hacerlo también con mi familia. A mi me queda mucho por contar, mucho por hablar. A ti te queda mucho por disfrutar.

Necesitamos este tiempo, aunque séa duro, aunque nos duela el alma no poder estar juntos ahora. Pero el día que llegues, el día que vaya al aeropuerto a recojerte (es con "g" o con "j", ay, que burro que soy a veces) lo haré con una sonrisa de oreja a oreja, y repetiremos ese abrazo que nos dimos en Bs.As. Ese fin de semana tendré el mejor de los regalos, ya que es mi cumpleaños, tu me has regalado una vida nueva, mejor, llena de ilusión, esperanza, fuerza, amor. Yo estaba solo y triste antes de conocerte, ahora soy lleno.

Así que, mi amor, mi vida, te pido que séas paciente, que aproveches el tiempo que te queda ahi. Que vivas estos días con ilusión, que des cariño a tus padres y les tranquilizes para que sepan que nadie te apartará de ellos, por lo menos no de su corazón. Yo te espero aqui, preparando nuestra nueva vida, para cuando llegues.

TE AMO mi tonti, mi amor, mi vida, mi todo. No eres parte de mi, eres yo mismo.

1 comentario:

A k e l a dijo...

Tenes razón, tengo que buscarle el lado positivo (Y que ladooo!!). Tengo que disfrutar de mi estadía como soltera e hija menor de la casa. Salir a disfrutar de mis amigos y de mi familia. Jugar con mis hijitos: Sofi y Tomy, Minervo, Angelo, Ema y Nala. Y terminar todas esas cosas pendientes.
Ayer no tuve un buen día, solo eso. Pero las lágrimas fueron justificadas, sabes que te extraño mucho, pero intentaré siempre pensar en todo lo que dijiste. Quizás 3 meses no me alcanzen para despedirme!
Te amo, gracias por ser tan lindo conmigo.