Llevamos juntos.

domingo, noviembre 05, 2006

Comenzamos de nuevo.


Justo antes de comenzar a escribir, antes de escribir nada, después de escoger la imagen, ake me habla, y me dice que véa una página. Entonces la abro, y veo una foto, exactamente la misma que yo puse aqui. Os lo pongo como ejemplo, pero no es la primera vez que sucede. De hecho, sucede siempre. Nuestras almas estan perfectamente sincronizadas, los dos pensamos las mismas cosas al mismo tiempo, nos gusta lo mismo, las mismas fotos. Es extraño, pero es cierto. Como segundo ejemplo, citaré que una vez ella escogió una foto para el blog, pero antes de publicarlo yo ya lo había hecho, y había elegido la misma. Hasta aqui parece igual que el primer ejemplo, pero no, porque yo tuve que buscarla entre las imagenes de google, así que no es que ya la conociera de antes, como en este caso. Bueno, no me extiendo más con esto.

Lo que quería escribir, antes de comentar esto, es todo lo que siento, todo lo que pasa por mi cabeza ahora, lo que sentí esta semana, y lo que vendrá en el futuro. Con nosotros todo va bastante rápido, para decir la verdad. Pero es que en realidad así debe ser, porque nos sobran los motivos. Primero está la distancia, que hace que si queremos estar juntos debamos acelerar el proceso o sufrir durante mucho tiempo. Pero lo más importante es lo que sentimos. Eso va más allá de todo lo racional, de la lógica, de lo que se pueda pensar con el cerebro, aunque también lo incluye. Ejemplos de conexión, de empatía como el anterior, los tenemos a miles, y también sentimientos profundos. La necesidad de estar con el otro, la sensación de no estar solos a pesar de la distancia, la familiaridad con la que nos relacionamos, lo fácil que es comprendernos y saber cuando uno se encuentra mal, bueno, eso incluye la empatía, porque aunque no hable con ella, o no me lo diga, se, de alguna manera, que así está. Son muchas las cosas que podría decir, así que las resumiré en una AMOR.

Antes de irme, sabía todo esto. Intuía que todo iba a ir bien, aunque no estaba preparado para lo que nos iba a suceder. Salir de la terminal nervioso, verla correr como loca con un cartel en la mano que ponía "Busco novio español", saber nada más verla que era ella, sin dudarlo ni un solo instante. Saber que tenía que abrazarla, que era lo que ambos deseábamos. Ese abrazo fue maravilloso, os lo describiría, pero es que solo se puede sentir. Esos primeros momentos el tiempo se detuvo, mi corazón dejó de latir por un instante, solo para retomar el pulso al son del suyo. Así estuvimos mucho rato, abrazados, dándonos nuestro primer tímido, pero impulsivo, beso, que dio paso a un segundo, mucho más largo y excitante. Pasamos a ser una pareja real en milésimas de segundo, cuando el resto necesita muchos meses. Cada segundo que pasaba contaban meses en nuestra relación, de manera que poco a poco nos convertimos en novios de muchos años. El Lunes estuvimos con una amiga de ella, Paula, y su novio. El nos preguntó que cuanto tiempo llevábamos juntos, contestamos la verdad, y el se quedo muy, pero que muy estrañado, nos dijo que parecía que llevásemos toda la vida juntos. Y en verdad así es.

No quiero contaros en detalle todo lo que sucedió esa semana, porque necesitaría varios blogs para hacerlo. Así que me ceñiré a los sentimientos, las sensaciones. La más importante es la que acabo de contar, familiaridad. La sensación es de haber estado toda mi vida con ella, nada teníamos que preguntarnos, porque ya sabíamos lo que el uno esperaba del otro. En su casa me sentí como en la mía, su familia se convirtió en la mía sin tener tiempo a pensarlo siquiera. Sus animales (parte de su familia) me amaron nada más conocerme, y después me estrañaron al marchar. No queria irme de allí.

Yo tengo un pasado, como ella, como todos, y os contaré que en el pasado, cuando viajaba para ver a alguna novia, al marcharme sentía que tenía ganas de volver a mi casa, a mis cosas, a mi ordenador, mis películas, mi vida en general. No es que no me sintiera triste, pero me daba igual irme o quedarme. Cuando ayer me marché, senti un dolor profundo, porque realmente no deseaba irme, deseaba quedarme para siempre. Cuando esta mañana regresé a mi casa, no tenía la sensación de volver, sino de haberme marchado. No encontré consuelo en mis cosas, en mis rituales cotidianos, sinó tristeza por no tener lo que ayer tenía. Los estraño mucho a todos, aunque sobre todo a ella.

Las lágrimas asomaron muchas veces a mi rostro durante el tiempo que estuve allí. Unas veces por alegría, otras por tristeza. Sus papás me hicieron un regalo que llenó de amor mi corazón, un cartel hecho en cuero de las provincia de Argentina, pero por detrás se podía leer: "Manoel: Bienvenido a nuestra familia. Familia Retamozo"

No quería llorar en ese momento, y no lo hice fisicamente, pero se notó, ellos lo notaron en mi voz, en mis gestos. Me emocionó, me hizo feliz. Por eso me duele estar aqui ahora.

Aunque, a pesar de no estar allá ahora, no todo es tristeza. Una nueva cuenta atrás ha comenzado. Dentro de 91 días aproximadamente (aún no hay una fecha fija, depende de los vuelos que compraremos esta semana próxima) el amor de mi vida, mi amor verdadero, mi esposa, la persona que siempre estuvo conmigo sin yo saberlo, estará aqui, conmigo, en mi vida, para quedarse, para compartirla conmigo. Ya nos casamos en Buenos Aires, como ella deseaba (y yo también, claro), pero dentro de unos meses lo haremos de nuevo, en España, por lo civil, con mi familia, creo que será en Mayo o Junio. Después lo volveremos a hacer en Argentina, con la suya, por la iglesia, en Diciembre. Al final nos casaremos 4 veces, pero volvería a casarme con ella una y otra vez. Tengo un anillo en mi dedo con su nombre, lo llevo con orgullo, porque mi mujer es lo más lindo que existe, ella me ha salvado la vida, me ha hecho un hombre feliz.

Laura A. Retamozo, ya sabes que te amo, ya sabes cuanto te amo, pero aunque lo sepas, lo seguiré demostrando día tras día, hasta el día que me muera, e incluso más.

2 comentarios:

A k e l a dijo...

No valeeee! Asi mis ojos quedarán como compota! No quiero llorar más!!
Te amooooooooooo esposo mio y soy indescriptiblemente feliz!
Ayyyyyyyyyyyyyyyy...

Ana dijo...

Me he quedado muda....... Se respira más que Amor por estas lineas... Dios Santo... Sed Felices!!!!!! No dejeis que nada os haga decaer!