Llevamos juntos.

lunes, octubre 16, 2006

Buscandote.

Así paso mis días, mirando al horizonte, buscandote en el cielo, porque a veces no puedo creer que séas real. Son muchos años los que han pasado desde el día que perdí la esperanza. Años durante los que he sufrido, años en los que me perdí a mi mismo, en los que perdí la inocencia que siempre me había acompañado. Ojalá me hubieses conocido cuando era niño, quizás así comprenderías como soy. Ese niño ha vuelto, aunque con algunos cambios y canas, claro. El niño que miraba la luna y se estremecía imaginando mil y una historias con ella. El niño que siempre estaba en otro mundo, soñando con todo lo que ahora tengo, y con alguna que otra aventura. Si viajo en la mente de ese niño que fui, puedo encontrarte a ti en ella, quizás con algunos cambios, porque claro, ese niño no podía saber donde vivías.

Esta noche no he podido dormir mucho. Me sentía nervioso, no podía parar de pensar en ti, en todo lo que nos sucederá dentro de una semana y unos días. En ese encuentro, en el momento en que te véa por fin en el aeropuerto, en como necesitaré abrazarte, como si no quisiera que ese momento terminase nunca, como si tuviera miedo de abrir los ojos y que ya no estuvieras. Así pasé tres horas, intentando dormir, y a la vez soñando despierto. Pensaba en la canción que me cantaste, en como tu dulce voz acariciaba mis oidos y mi corazon. Pensaba en como cantarás esa canción a nuestros bebitos en el futuro. Desde que estoy a tu lado, no hago más que pensar en el futuro, porque por primera vez en muchísimos años, sé que ese futuro existe, que todo lo que puedo imaginar no es nada en comparación con la realidad que tendremos. Eres todo lo que siempre soñé, con algunos añadidos que son maravillosos.

Así que, estoy nervioso, ansioso diría yo. Solo deséo que esta semana y la que viene pasen rápido, y que luego el tiempo se detenga, para que pueda disfrutar completamente de ti, de tu maravillosa familia que sin proponérselo ya han conquistado mi corazón. De tu perrito Tommy, de Sofi, de Minervo y Angelo. Del asado del domingo, de tus tortas y las de tu hermana. De la dulzura de tus papás y de ese abrazo que prometió darme tu padre. De la cara seria de tu hermano, que es el que más me preocupa, pero bueno, paciencia. Del Martes, de ese momento en el que estemos juntos en la iglesia, y que con un suspiro, y una lágrima asomando en mis ojos, te ponga un anillo en el dedo (ayyyyyyyy, espero que te sirva) y te prometa lo que ya prometí, lo que sé que nunca cambiará, amor eterno. En esa noche, en la que abrazados en la cama nos miremos a los ojos, con una mezcla de ternura y deseo, aunque en esto no entraré en detalles ;-) En el sábado a la noche, cuando estemos todos juntos, tu, tus papás, tus hermanos y quizás sus novios, jugando bowling, riendo y disfrutando de nuestra compañía. Los chistes que te volveré a contar, porque te he contado tantos que creo que no me quedan nuevos. De tu risa resonando en mis oidos, de tu sonrisa iluminando mi cara, de los abrazos y los besos que tanto anhelo.

No escribí nada el fin de semana, soy un vaguito, lo se. Pero este es mi momento, estoy acostumbrado a hacerlo así, en el trabajo, recién llegado. Aqui encuentro mi inspiración, mientras tu duermes, yo puedo dar rienda suelta a mis emociones, a mis sentimientos. Pensando que quizás, al hacerlo, pueda hacer que tu sueño séa más lindo. Mis pensamientos recorren la distancia, mientras miro al cielo, y quizás te lleguen en forma de beso en la frente.

Así estoy, tontísimo, nervioso, soñando despierto, con una sonrisa en mi rostro, un abrazo pendiente, y un beso que deséa salir. TE AMO, y llegué a pensar hace tiempo, mucho tiempo, que nunca te conocería, que nunca disfrutaría de lo que siempre soñé, de lo que en algún momento de mi vida creía que merecía. Pero aqui estás, existes, mi sueño, mi dulce y hermoso sueño. TE AMO, TE NECESITO, TE TODO, y ya nada podrá cambiarlo.

1 comentario:

La privilegiada, esa que esta tan lejos dijo...

Dicen que el que busca encuentra! Y aqui estamos a punto de hacer realidad nuestro sueño.
Esta tarde cuando me lo leiste no pude contener el llanto. Me dijiste que si lloraba ya no me escribirias cosas bonitas. No ha sido de tristeza sino de alegría al saber que por fin EL es parte de mi vida.
ÉL se acerca a mi y en pocos días ese beso que se le está escapando encontrará su destino. Es maravilloso saber que el futuro nos depara algo que inexorablemente está lleno de felicidad.
Me encanta saber que tus brazos son las bases que necesito para formar mi propia familia y que los tendré seguro.
Soy feliz.
TE AMOOOOO!