Llevamos juntos.

sábado, septiembre 16, 2006

Sensibilidad.

Yo también he elegido fusionarnos, pero en mi caso en un maravilloso abrazo reflejo de los muchos que tendremos.
¿Cual fue el detonante de mi sensibilidad de ayer? bueno, en realidad no hay uno solo, y no quiero que te sientas culpable, porque tu lo único que me das es amor, cariño y felicidad. Tampoco quiero que tengas que medir tus palabras solo porque yo tenga un día tonto. Y tampoco todos mis días serán como ese, de hecho, durante un mes estuve feliz todos los días, 2 días tontos de 31 increibles, no está mal, no?
Casi siempre me dejas sin palabras, aunque al final consigo reordenar un poco cuatro frases y decirte de algún modo lo que siento por ti. Aunque es cierto, que las dos palabras que te digo a todas horas, con escritos, con mi voz, o con mi pensamiento, ya no me valen, ni a ti tampoco. Pero tengo la suerte de que puedas leer mi rostro, y que veas en el lo que no puedo decir con palabras (me repito un poco).
Y ahora no puedo sinó darte la razón, decirte que es cierto que el enamoramiento pasará transformándose en algo mucho mejor. Ese algo que se forja en el día a día, en el vivir juntos, en el de conocernos más allá de el corazón y el físico. Sueño con eso, sueño con sentir como entre los dos tomamos decisiones que afecten a nuestras vidas, o como simplemente decidimos que comeremos hoy. Sueño con discutir sobre quien hará la colada hoy, o quien fregará los platos (te dejo la taréa de planchar las camisas, mira que bueno soy ;-)). Sueño con el día en que me tenga que levantar de la cama (o salir del trabajo) nervioso, a toda prisa, y llevarte en el coche, rápido pero con el mayor de los cuidados, al hospital donde veré como nace el fruto de nuestro amor. Sueño con nuestro AMOR ETERNO, y en como poco a poco se materializará.
No hay dudas mi amor, ni siquiera cuando vienen a mi, reconozco enseguida que son pavadas, e intento apartarlas de mi pensamiento. Eso es lo que sucede en los días malos. Hace mucho tiempo, en esos días todos los pensamientos negativos venían a mi, y yo les escuchaba. Ahora, aunque sigan viniendo, los reconozco, sé quien son, e intento no escucharlos, de hecho no les escucho, aunque sigan viniendo.
TE AMO, SIEMPRE TE AMARÉ.

1 comentario:

A k e l a dijo...

Creo que ya no hay nada mas que decir al respecto, solo que cuando tengas un dia negativo estaré a tu lado para cambiarle el color. Y si no estoy cerca encontraré el medio para acercarme a vos.
Te amo mi tontin.