Llevamos juntos.

martes, septiembre 19, 2006

Lo que nos une.

No quiero contestar al último post de la tontita, porque ya se lo he dicho todo. Solo le diré lo que le dije ayer "Me gustas", y es algo independiente del amor infinito que siento por ella. Es verdad que quizás mis ojos no ven como los de los demás, que la amo tanto que puede que séa algo ciego, pero no del todo. Pero mejor juzgad vosotros mismos por sus fotos, no es la niña más linda que habeís visto nunca????

Hoy quiero contaros dos cosas, la primera es que ayer recibí una carta suya. No es la primera, pero como si lo fuera. La ilusión con la que abrí los ojos cuando la recogí del buzón, el ansía con la que abrí el sobre, la manera en que devoré cada una de sus palabras, las lágrimas que asomaban a mis ojos cuando la terminé, y la pena que me embargo al leer la última palabra porque ya se había acabado. Junto a la carta venía una foto, así que, retomando el tema con el que empecé, ella me dijo en la carta que en la foto que me había enviado estaba horrible. ¡Válgame Dios! si eso es cuando está horrible, me moriré al verla de deseo. La foto era la más linda que vi en mucho tiempo. Está con su gatito Minervo, este durmiendo sobre su pecho, del mismo modo que quiero que ella duerma sobre el mio. El gatito redulce, con su patita estirada hacia delante, los ojos cerrados, y una expresión de tranquilidad enorme. Ella con una media sonrisa, las gafitas puestas, la mirada un poco de preocupación, supongo que por el partido que veía (Argentina contra alguien, no se quien, en el mundial de futbol de Alemania). Ella está relindísima, recostada, con la cabeza apoyada en el sofá y una camiseta de la selección de Argentina tirada a su lado, a lo que me dieron ganas de decir "¡Un poco mas de respeto por la albiceleste, che!".

Lo otro de lo que quiero hablar, aunque ya me extiendo muuucho, es sobre la conexión. Suele ser un tema recurrente cuando hablamos de nosotros, pero es que ayer lo hablaba con mi hermana e incluso ella se quedó maravillada. Es una conexión muy fuerte, y que a veces escapa a toda comprensión. Veo normal acabar la frase del otro, sobre todo cuando se lleva hablando mucho tiempo, pero lo que no veo normal, es hacerlo a la vez. Decir la misma frase, que hemos pronunciado por primera vez, exactamente al mismo tiempo. O suspirar al unísono, eso nos pasa mucho. Soñar los dos el uno con el otro el mismo día. Y generalmente, cuando ella está algo enferma, por casualidad, yo también me siento algo mal, sin saber que ella lo está. A veces, cuando ocurre algo que demuestra la empatía, la conexión que tenemos, me quedo callado, sin palabras, con mi cerebro vacío de pensamientos, puesto que no puede comprender lo que nos pasa. Es lo más maravilloso que me ha ocurrido nunca.

Ella es todo lo que necesito para ser feliz. Ella es ELLA, la que siempre he esperado y soñado. Pronto estaremos juntos, y la miraré a los ojos con todo el amor que tengo.

Te lo daré todo, mi niña, mi vida entera. TE AMO.